logo FAADR

 

       

Minería e hidrocarburos, los números en Latinoamérica

La estrecha vinculación entre la crítica al desarrollo y la temática ambiental, ha tenido como aspecto relevante el papel y peso de la actividad extractivista en la economía, actividad que no sólo comprende la minería y los hidrocarburos, pues incluye también la agricultura, la explotación forestal y la pesca, estas orientadas a la exportación.

Los países en Latinoamérica tienen como una de las principales fuentes económicas a las actividades extractivas, las cuales en los últimos 15 años llegan a representar el 80% de los ingresos en diferentes países, esto debido a que países del norte requieren materias primas para la elaboración de distintos productos.

En la actualidad la actividad más remunerada es la extracción y exportación de petróleo y gas natural, donde Venezuela lidera la lista con un 95%, le sigue Ecuador con 54%, Colombia con 45% y Bolivia con 42%. La exportación de productos mineros tiene como líder a Chile con 63%, luego a Perú con 60%, y Bolivia con 38,4%.

Otra actividad importante es la exportación de productos agrícolas, Paraguay tiene 90% en exportaciones, Uruguay 59% y Ecuador 37%. El principal destino de exportación de los países latinoamericanos es Estados Unidos con un 40%, siguiendo América Latina y El Caribe con un 18% y la Unión Europea con 12%.

Alrededor de 45% de las exportaciones mundiales de metales están destinadas a China, más del total suministrado a los 20 países importadores más importantes del mundo, después de China. China compra 65% de las exportaciones de minerales de Perú y alrededor de 45% de las de Chile y Brasil. Chile es – con un tercio de la producción mundial – el mayor productor de cobre en el mundo. Se calcula que posee aproximadamente una tercera parte de las reservas mundiales de cobre.

Según CEPAL, México es el máximo productor de gas natural, con 85 miles de millones de m3 por año, le sigue Argentina con 50 miles de millones, Brasil con 21 miles de millones y finalmente Bolivia con 14 miles de millones, vale la pena hacer la aclaración y diferenciar que al producir un producto no es necesariamente obligatorio exportarlo, el consumo y el abastecimiento de su propia sociedad representa la máxima importancia para estos países.

Un informe del colectivo de coordinación de acciones socio ambientales en Bolivia afirma que existen distintas consecuencias del extractivismo, la alta dependencia económica y política con los países compradores, el ensanchamiento de la desigualdad en el intercambio comercial y sobretodo el desincentivo a otras áreas económicas.