logo FAADR

 

       

La producción alimentaria en Bolivia

El 70% de alimentos que se consumen en los hogares bolivianos proviene de pequeños productores y de origen comunitario.

 

Esta cifra se dio a conocer en los Pre Foros desarrollados en La Paz, Tarija y Santa Cruz, que se desarrollaron como actividades previas de análisis y debate ante la próxima realización del IV Foro Andino Amazónico de Desarrollo Rural tratando temas relacionados a la alimentación de la población y la soberanía alimentaria en Bolivia, con datos acerca de las distintas industrias de producción, haciendo énfasis en la avícola y destacando el consumo del pollo en nuestro país.

Según Ángel Ramos, Director Ejecutivo del Movimiento Gastronómico Boliviano, con el pasar de los años en el área urbana se focalizó principalmente en el consumo de la comida rápida, dejando de lado la gran diversidad de productos nutritivos, y enfocándose en los de fácil producción, que contribuyen a la elaboración de comida chatarra, por ejemplo la papa y el pollo.

Bolivia está retomando la soberanía alimentaria, que implica producir lo que se consume. Según la exposición de Gonzalo Uribe del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Rural, el 70% de alimentos que se consumen en los hogares bolivianos proviene de pequeños productores, y de aquellos de origen comunitario, pero el otro 30% está en manos de industrias que manejan la producción de alimentos de manera masiva.

Un estudio de Jorge Albarracín acerca del análisis de la construcción de la ruta de desarrollo sectorial indica que la producción avícola es la mayor en el país con un 89%, frente a todas las actividades pecuarias, como la bovina, caprina, ovina y de camélidos. Esto podría responder al fenómeno de consumo que vivimos los bolivianos, obligando a tener una industria avícola que logre mayor productividad, basándose en la explotación de aves para lograr el cometido.

Un estudio del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, nombra a Santa Cruz el máximo productor avícola en Bolivia, que genera el 60% de todo el pollo consumido en el país y donde existen más de 1.400 establecimientos avícolas. Bolivia es un gran exportador de carne de pollo, ya que es el de menor precio en la región, a 14 bolivianos el kilo, frente a precios de 28 bolivianos en Chile, o 20 en el Perú.

El consumo de carne de pollo en la población boliviana se cuadruplicó en los últimos diez años, subiendo de 10 a 42 kilos consumidos por persona al año.  Una proyección hecha por el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras para el resto de la gestión 2017 nos dice que la producción de esta carne a nivel nacional alcanzará las 529.831 toneladas, una cifra superior a la estimación del consumo interno de 520.336, dejando un excedente de 9.494 toneladas.

Según Fundación Alternativas las y los pequeños productores se ven imposibilitados de manejar cifras tan grandes de producción, este grupo es muy sensible a los cambios económicos radicales, incrementos en costos de producción, de insumos para la producción, de transporte, etc. El desafío al que se enfrentan todos los productores bolivianos es manejar la economía alimentaria con cautela, tomando en cuenta los cambios de hábitos de consumo que puedan llegar a tener los bolivianos.

Los Pre Foros de La Paz, Santa Cruz y Tarija, forman parte de las actividades previas rumbo al IV Foro Andino Amazónico de Desarrollo Rural, que tendrá la temática de las nuevas dinámicas territoriales en la región andino amazónica: Las relaciones rural – urbano, modelos de autogestión, gobernanza y estrategias de resistencia campesino indígenas, y se desarrollará en La Paz el 17 y 18 de octubre