logo FAADR

 

       

Gonzalo Colque: "El 90% del negocio sojero está controlado por industrias trans nacionales"

Gonzalo Colque, director de la fundación TIERRA, que tiene más de 25 años de servicio en el país, cuenta cómo está la situación del TIPNIS actualmente, también habla acerca de la deforestación en el país y su relación con el modelo extractivista que tenemos.

Que tal Gonzalo, cuéntanos un poco acerca de la situación del TIPNIS

Bueno TIPNIS emerge como un conflicto renovado después del 2012 y en este caso apropósito del intento diríamos del gobierno que hizo una intervención múltiple con el fin de construir la carretera creo que ha traído en esta vez graves consecuencias para los pueblos indígenas yo diría que estamos frente a una intervención desmedida que ellos consideran en este momento como un proceso de etnocidio y de genocidio cultural y creo que tiene mucha razón por que lamentablemente ahora los pueblos indígenas de este territorio están divididos están enfrentados entre sí, hay una intervención militarizada desde hace años y han perdido este proceso de consulta que se ha implementado el 2012 en todo el territorio, entonces viendo desde ese punto de vista nos encontramos con unas comunidades indígenas que en términos de población decrecen tanto en términos absolutos como en relativos y en la zona del polígono siete se reconocía hasta siete comunidades indígenas como parte de este territorio, y ahora ellos han sido prácticamente absorbidos y algunos expulsados del polígono siete porque toda esta zona es de 123.000 hectáreas que se han titulado como propiedad intelectual, la única comunidad indígena que persiste en esa zona es santísima trinidad pero es una entre setenta comunidades indígenas consolidadas en esta zona.

¿Qué va a pasar en el TIPNIS?

La parte que se conoce como el polígono siete, que es la parte colonizada y esto abarca actualmente más de 123.000 ha de tierra, que es toda la parte colonizada todo esto es propiedad individual, son más de 11.000 parcelas tituladas para 71 comunidades de campesinos cocaleros de la zona y lo que delimita con el territorio indígena del TIPNIS llamada la línea roja es lo único que en este momento evita una mayor expansión de la zona, pero la dinámica demográfica y la tenencia de tierra en la zona ha sido tan fuerte que en los últimos diez años la población campesina en esta zona se ha duplicado y en los últimos cinco años se ha terminado la titulación individual en esta zona, entonces estamos hablando de más de 11.000 parcelas de tierra tituladas de forma individual.

¿Esa zona es zona exclusivamente cocalera?

Es zona cocalera, actualmente los asentamientos de las nuevas comunidades son creados como una expansión de unidades del chapare, entonces básicamente no son nuevos campesinos indígenas digamos del altiplano y valles ingresando a la zona para obtener tierra si no es más bien la expansión desde la parte sur de las comunidades cocaleras hacia la parte indígena.

¿Cómo está la deforestación en el polígono siete?

Ha avanzado muy rápido aparte del parcelamiento como propiedad privada y con titulación de parte del INRA, la zona es una de las de mayor expansión en términos de deforestación y esto avanza mucho más rápido que las tierras que se ponen bajo cultivo, en Bolivia se estima que deforestamos a un ritmo de 200.000 hectáreas por año, que es altísimo y esto obedece obviamente a necesidades económicas, en este caso al cultivo de coca en la zona de santa cruz y de básicamente la soja.

Que pasa con el saneamiento de tierras, el plazo termino en octubre, todavía hay saldos por sanear

Han sido 21 años de proceso de saneamiento, no hay que olvidar que el objetivo principal de este proceso ha sido medianizar la propiedad en el país, entregar más tierras a los minifundiarios y recortar tierras a las grandes propiedades, y lo que básicamente ha pasado en estos 21 años especialmente con las tierras más productivas es la consolidación de lo pre existente, todos los datos lo señalan así, este proceso se ha acelerado masivamente desde el proyecto que tiene el gobierno actual con los empresarios de santa cruz y ahí en la zona de expansión agroindustrial, estamos hablando más o menos de tres millones de hectáreas de tierras cultivables y todo eso se ha saneado como existía hace 10 o 20 años y es más muchas de estas propiedades después de la nueva CPE que limita a cinco mil hectáreas el límite máximo han todavía saneado propiedades y predios más grandes a estas cantidades.

Nosotros hemos publicado un estudio que lista todas las propiedades que tienen más de 5000 hectáreas, entonces estos procesos se han acelerado rápidamente, en los últimos años el INRA en Santa Cruz ha saneado hasta tres millones de hectáreas y es la mayor parte como medianas y grandes propiedades.

En el caso BoliBras es un caso ejemplar de como se ha proseguido con el proceso de saneamiento en aquellos años se denunció como una propiedad que estaba a punto de obtener como propiedad privada un ministro de estado son cien mil hectáreas de tierra en la zona de Santa Cruz y después de 21 años lo que ha pasado siendo tierras fiscales es que se ha entregado en propiedad privada la mayor parte, cuanto se ha consolidado como propiedad fiscal, solo el 3% estamos hablando de 3000 hectáreas de 5000 hectáreas que se han distribuido básicamente de grandes propiedades y en una zona altamente comercial, donde la hectárea vale de 1000 a 3000 dólares entonces estamos hablando de la transferencia de la tierra del estado con un valor de 200 a 300 millones de dólares a privados en tan solo tres o cuatro años.

¿Cuándo va a terminar el saneamiento de tierras a nivel nacional?

El plazo legal de las ampliaciones ha terminado en octubre, 21 años de saneamiento de tierras y ahora la ley autoriza que todos los procesos que no han concluido continúen hasta terminar de titular todas las propiedades, queda muy poco de las tierras productivas por distribuir y más bien quedan propiedades en la zona de tierras altas donde no ha podido llegar el proceso de saneamiento para consolidar la propiedad agraria de los pequeños campesinos.

¿Hay algún límite para la expansión de la frontera agrícola?

En este momento no hay límites, más bien se han levantado los límites y la agenda agropecuaria que rige en este momento es la agenda industrial que tiene cuatro puntos básicos, seguridad jurídica para las grandes propiedades, cancelación de la función económica social que ya se lo ha hecho temporalmente mediante una ley, en este momento no rige la función económica social, libre exportación a mercados de afuera y agrotóxicos, semillas transgénicas etc., esta es la agenda que se ha negociado y que se trabaja, y detrás de este proceso están todo ese proceso de expansión hace 20 años producíamos 200.000 toneladas de soja, hoy en día representa más de 3 millones de toneladas de soja que se exportan más de un millón de ha de tierras que se cultivan y todo a costa de la deforestación del bosque.

¿Por qué insistimos más en la expansión de la frontera agrícola que en la productividad alimentaria?

Por qué tenemos un modelo agro extractivista, gran parte de las tierras cultivables en el país se dedican a la producción de soja principalmente, es un fenómeno regional, nosotros somos los pequeños en la liga de los sojeros, Brasil produce más de 30 millones de hectáreas, Argentina produce más de 20 millones de hectáreas y Paraguay está por encima de seis millones de hectáreas y nosotros producimos cerca de tres millones de hectáreas, la productividad como país es baja, pero el problema nuestro es que el 90% del negocio sojero está controlado por industrias trans nacionales, ellos han comprado todas las acciones de las empresas bolivianas entonces básicamente es un negocio que no genera ingresos para el gobierno boliviano, para el estado, y es un negocio que funciona sin campesinos ni pequeños productores y solamente regido por los intereses de estas empresas que repatrian los ingresos ganados por este sector.

Muchas gracias por la visita Gonzalo, su despedida por favor.

Muchas gracias y creo que este tema es una agenda que muy poco se prioriza pero se explica en gran parte sobre todo en los fenómenos políticos que tenemos en el país.