logo FAADR

 

       

José Nuñez del Prado “El consumo debe cambiar drásticamente donde los ciudadanos estemos informados acerca de lo que comemos.”

José Nuñez del Prado, Coordinador de la Maestría en Desarrollo Rural en el CIDES – UMSA, nos habla acerca de la comercialización y el consumo de los productos agrícolas en el país, y recomienda informarse acerca de una alimentación consiente y natural.

La actual situación económica agrícola rural es incierta, debido a que diferentes factores como el cambio climático, o los mismos hábitos de consumo van transformándose día a día ¿Cómo se debe de manejar esta economía ante estos problemas que se volvieron habituales?

Nosotros en el CIDES, particularmente yo, identifico que en el diagnóstico de la situación boliviana al haber muchos avances, legislativos, normativos, en este último proceso político que vivimos, no se están cumpliendo, algunos si, como mejor distribución de la tierra, hay algunos programas para incentivar economías familiares, campesinas, no todos están funcionando bien.

Pero el diagnostico principal es en las tres patas, en la producción, en la comercialización y en el consumo, en la producción, hay una producción que cada vez está afectando, está atentando más contra las economías campesinas, indígenas y comunitarias, en general en contra de las economías familiares tradicionales que se manejaban con sentidos de diversificación de la economía rural estamos achicando cada vez más ese abastecimiento alimentario.

Por ejemplo que hacían los campesinos los indígenas, y cada vez tenemos menos seguridad alimentaria, porque es menos diversa la producción y crece más el agronegocio cruceño de monocultivo de exportador en la soya que se va expandiendo.

Entonces en la producción hay problemas, debemos ir cada vez hacia una producción más agroecológica más orgánica, más ecológica, buscando mejorar los agro sistemas diversos que hay en el país, con este sujeto campesino indígena como protagonista principal, pero de verdad, con políticas, fomento, créditos e impulsando eso porque eso nos hace bien como país.

En la comercialización estamos exportando soya y tenemos una enorme cantidad, nos inundan los productos extranjeros, existen muchos productos que consumimos de mala calidad teniendo, como no fomentamos a la economía campesina indígena importamos alimentos hasta de Europa y de todas partes.

También creemos que con un buen mercado con el exterior, exportaciones importaciones vamos a mejorar, y se ha demostrado que no es así, se está atentando contra la seguridad y contra la soberanía alimentaria, entonces en vez de buscar grandes circuitos comerciales, con China, con Europa, con Estados Unidos, sin abandonar algunos nichos, deberíamos privilegiar los circuitos cortos de comercialización en mercados locales que mejora la relación rural – urbano.

Esto tiene que ver también con un cambio en el consumo, en nuestra cultura de consumo, en nuestro consumismo, en nuestras taras, en nuestra aculturación, últimamente comemos cualquier cosa, hasta basura, incluso veneno; comemos alicamentos que le ponen a los alimentos, enriqueciéndolos, entonces debemos cambiar hacia la producción agroecológica de base campesina indígena comunitaria en la producción, debemos ir hacia circuitos cortos de comercialización con mercados locales que mejora la cultura y la relación urbano – rural.

El consumo debe cambiar drásticamente donde los ciudadanos estemos informados acerca de lo que comemos, cuales son los alimentos que nos comemos, cuales nos convienen, cuáles no, entrando a una cultura alimentaria, donde comamos y no engullamos solamente al estómago, sino también comamos con la mente, con inteligencia, y también sepamos, quien produce, que produce, como produce, a cuanto produce, nos conviene, no nos conviene, es malo, es bueno, etc., estar informados, tener un consumo responsable.

 

¿Cuán importante considera usted que es el FAA-DR para el tratamiento de estos temas?

Ha logrado un espacio, está en la agenda de las ONG’s de los intelectuales, de la universidad, y de algunos sectores productivos, vinculados a las ONG’s y al sector publico también, lo que ha faltado es más la inserción del sector público, de los decisores de políticas, esa es una deficiencia, pero por que los protagonistas del estado, de las reparticiones agrícolas agropecuarias rurales del gobierno no les interesa escuchar, no les interesa debatir. Para que esto tenga efecto en la política pública, está faltando efecto e impacto del foro en la política pública, pero ya va ganando un espacio y creo que el siguiente paso debe ser apuntar hacia las políticas públicas.