Inscripción al IV Foro Andino Amazónico
Email *
Nombre *
Organización *
País *
Ciudad *
Teléfono
* Campo Obligatorio

logo FAADR

 

       

Elizabeth Huanca “Jatun Ayllu Yura es una esperanza”

Elizabeth Huanca resume los 34 procesos iniciados o en desarrollo de las Autonomías Indígenas Campesinas de diferentes territorios, Y comenta sobre aquellos que son considerados un ejemplo en la lucha y la conformación de nuevos gobiernos.

-          A partir de Charagua Iyambae, Raqaypampa y Uru Chipaya, varios procesos de AIOC’s (Autonomía Indígena Originario Campesina) están tomando forma, entre ellos los de Macharetí y Jatun Ayllu Yura, ¿Cómo se están desarrollando estos procesos en cuanto a elaboración de estatutos, o conformaciones de gobiernos se refiere?

Algo muy importante que hay que relevar de estos dos procesos últimos que se mencionan, es que los territorios a través de sus propias estructuras de gobierno están reestructurándose y reorganizándose para encarar un proceso de liderazgo ante la autonomía, porque la autonomía no puede ser solo dejada y suelta a un grupo de líderes, sino a todo un territorio que tiene varios líderes en diferentes escalas, es decir, supra nacional, territorial y a nivel local, de sus comunidades.

Un elemento muy importante es ese, la reestructuración y reconstitución del valor de sus autoridades para encarar este proceso. El segundo elemento tal vez fundamental que tiene que ver con todo esto, es la construcción de estatutos, que en resumen más que estatutos, por así denominarlos, son acuerdos de cómo vamos a ver nuestra vida en un futuro, yo creo que sobre todo el Jatun Ayllu Yura, está entrando en ese proceso de rediscusión mucho más profunda de cómo quieren vivir de aquí en adelante bajo un modelo autonómico, que bien o mal está vinculado a la gestión pública pero también les va a permitir desarrollar sus visiones y estrategias propias, es una esperanza.

-          ¿Cómo se está llevando adelante la participación de las mujeres en el proceso de construcción de la autonomía indígena originario campesina?

A partir de los tres primeros procesos de Charagua Iyambae, Raqaypampa y Uru Chipaya hemos visto grandes diferencias porque los tres están en distintos pisos ecológicos y pertenecen a distintas concepciones de nación y pueblo indígena originario.

En Charagua vemos el empoderamiento profundo de las mujeres en el proceso territorial, pero en el proceso político público su rol se ve limitado, precisamente porque las estructuras de vocería publica y política están en manos de los hombres, y son las instituciones que a veces fomentan este relacionamiento solamente con los sujetos masculinos porque “hablan mejor que las mujeres”.

En el caso de Raqaypampa hay un vuelco fuerte, porque cuando estuvieron en su proceso de elaboración de su estatuto y de su PGTC (Plan de Gestión Territorial Comunitaria) ellas eran invisibles, pero ahora en la conformación de su nuevo gobierno ya indígena, una vez aprobado sus estatutos se ve un protagonismo presencial muy importante en las mujeres, el tema es como ellas van a ejercer ese rol político y administrativo que les toca asumir como autoridades políticas del nuevo gobierno de Raqaypampa.

En el caso de Uru Chipaya también hay una mezcla, ellos internamente tienen un mecanismo de consulta, entre el hombre y la mujer, la autoridad masculina y la autoridad femenina, aunque aparentemente son ellos los que hablan públicamente, al interior siempre hay este relacionamiento, esto pasaba en el proceso de elaboración de estatutos, pero ahora cuando se conforma el gobierno también surge como un vuelco al rol y al simbolismo de la presencia de las mujeres.

Está muy matizado, por la necesidad de cumplir con la paridad y la alternancia de cargos que se exige, que puede ser un proceso inducido pero sin embargo yo creo que eso puede favoreces a que ellas también puedan expresarse públicamente y que puedan hacer planteamientos públicos.

-          ¿Qué territorios indígenas también están decidiendo transitar el proceso de conversión a AIOC y cómo lo están sobrellevando?

Son aproximadamente 34 procesos que ya se han iniciado, no necesariamente los 34 están en el paso formal de hacer su estatuto, si no el proceso de la AIOC inicia con una asamblea o con una decisión de estructura orgánica el trabajar por la autonomía, algunos con mayor lentitud y otros más acelerados porque les urge consolidar su derecho territorial, algunos lo están viendo como una doble protección.

Además de ser dueños del territorio, si ellos también son gestores públicos del mismo, ya tienen una doble protección de otros posibles factores que están poniendo en riesgo su territorialidad, entonces algunos están mas apresurados y otros no, yo podría decir que más o menos un 30% debe estar iniciando, es decir, que han tomado esta decisión y que están informándose todavía como lo van a hacer.

Es el caso del pueblo Tacana, que hace un mes aproximadamente, junto a colegas de otras instituciones con los que trabajamos en estos temas nos reunimos con ellos, llegaron a La Paz con sus propios recursos y nos han convocado para preguntarnos como se entra al proceso.

Entonces hay ese tipo de gradualidades como las que ya se conocen: Charagua, Raqaypampa, Uru Chipaya, que quieren acelerar en la gestión pública misma de la AIOC.

-          ¿Cuáles son los principales desafíos para el desarrollo y consolidación de estos autogobiernos indígenas en Bolivia? 

Hay tres ámbitos de desafío; uno está muy vinculado a un estado plurinacional, a un modelo de gestión pública que necesita un proceso de desestructuración y desmontaje de las relaciones colionalizadas y racializadas,  esto significa que los proyectos de los indios y las indias que están en autonomía, no van a ser tan especiales como los otros proyectos de las otras entidades territoriales, lo que se tiene que hacer es adaptar todos los procesos y procedimientos en igualdad de condiciones.

Es un proceso estructural, porque parte incluso del trabajo mental y cultural del servidor público, que muchas veces no entiende y sigue viendo a la autoridad indígena como un sujeto de segunda clase, un ciudadano de segunda clase que no entiende de nada.

Un segundo trabajo tiene que ver con las naciones y poblaciones indígenas que ya están en este proceso y que tienen que dialogar con otro mundo, el occidental, con la gestión pública, y eso amerita que puedan elegir a sus mejores cuadros y representantes, por que en cada territorio hay gente profesional, hay gente con experiencia, entonces ellos tendrían que reflexionar un poco para elegir a sus mejores recursos humanos para avanzar en este proceso y no solamente ver tal vez el tema orgánico y de legitimidad.

El tercer ámbito y desafío estructural tiene que ver con el modelo de desarrollo país, es decir, estamos impulsando autonomías indígenas pero que podemos esperar cuando hay medidas estructurales, que tal vez van a desestructurar un territorio.

Un ejemplo es el caso de Gutiérrez en Santa Cruz, que está en proceso de autonomía pero tiene dos temas estructurales, y recientemente su alcalde declaró y dijo que se iba a quedar al lado de su pueblo luchando y resistiendo, tiene el tema de la hidroeléctrica Rositas y tiene el tema de las exploraciones hidrocarburíferas, entonces ellos analizan que modelo de autonomía y autogestión pueden plantearse si por adelante está viniendo el interés nacional con estos megaproyectos. Entonces ahí hay un gran desafío, ese dialogo entre los modelos de desarrollo.

-          El Seminario en Yura, Potosí, será un espacio donde se pueda tratar este tipo de temas más abiertamente, ¿Qué espera usted del debate y del encuentro con otras instituciones que también estén sumergidas en el tema AIOC?

Yo espero que sea un dialogo sincero, he visto que las y los participantes son gente que tiene bastante experiencia pero que no son solo impulsores nada más de los derechos sino he visto que hay mucha gente que está muy convencida de que se puede trabajar en una pluralidad de la gestión pública.

Entonces espero que haya un dialogo sincero y espero que los discursos de los derechos indígenas ya no sean tan míticos, si no sean más verdaderos y que puedan dar luces a las autonomías, es decir, por ejemplo desmontar una forma de hacer planificación territorial, los pueblos y las naciones no solo vivimos en un espacio rural también vivimos en espacios urbanos, entonces hay que ver cuál es el potencial de articular a los residentes de por ejemplo Uru Chipaya  que están en chile, Oruro, Cochabamba e incluso en Argentina, como articular para que ellos sean parte de un proceso de desarrollo en Uru Chipaya.

Entonces eso significa que tu planificación tiene que salir de tus límites y tiene que encarar procesos más modernos pero desde tus concepciones, entonces espero un dialogo muy sincero.