logo FAADR

 

       

El valor de la vida silvestre

Hoy 03 de marzo se celebra el Día Internacional de la Vida Silvestre, momento para reflexionar sobre la riqueza natural del mundo en general y de Bolivia en específico. Con más de 20.000 especies de plantas superiores y más de 3.000 especies de vertebrados, Bolivia es uno de los países más biodiversos del mundo. Existe una percepción generalizada que las llamadas a la conservación de esta biodiversidad se basen principalmente en motivos éticos (por principios), o estéticos (por la belleza que representa la naturaleza). No obstante el valor de la biodiversidad va mucho más allá, no solo debemos considerar el valor del descubrimiento de las características medicinales de alguna planta, o el valor de la naturaleza como atracción turística, pero también debemos pensar en productos como la castaña, que, proveniente de los bosques naturales de la Amazonía Boliviana, mueve una economía de $US 175 millones (exportaciones 2014 según IBCE). A esto podemos sumar el valor de la madera y muchos otros productos de exportación y consumo nacional, desde peces y frutos para la alimentación hasta hojas de palmeras para la construcción de techos, y materiales usados para la elaboración de artesanías. La gran mayoría de estos productos es de consumo local, o, a lo mejor, comercializada de forma informal en el ámbito regional, implicando que en su gran mayoría ni figuran en las estadísticas nacionales.

Leer más...

TEKO KAVI: la vida buena Guaraní en el Estado Plurinacional de Bolivia

Los manifiestos filosóficos, las bases conceptuales, el marco normativo y las políticas públicas que proyectan el nuevo paradigma de desarrollo del Estado Plurinacional de Bolivia, reconocen, valoran y asumen el vivir bien como la alternativa civilizatoria que radica y emerge desde la vida, saber y cosmovisión de los pueblos indígenas del país. Este hecho, representa un avance cualitativo en la definición de las bases fundacionales del Estado Plurinacional y una oportunidad histórica para la inclusión verdadera de los pueblos indígenas en la vida social, económica, política y cultural del país según su forma de ser y pensar su desarrollo.

Así, los procesos y escenarios sociopolíticos donde se construye y adopta el vivir bien como paradigma constitutivo del Estado Plurinacional de Bolivia, están configurados a partir de la influencia que genera la emergencia y liderazgo del movimiento indígena durante los últimos 35 años. En este marco, las marchas pacíficas del movimiento indígena que recorrieron los largos caminos desde las selvas amazónicas para ascender las elevadas montañas andinas donde se encuentra la sede de gobierno, fue el método más efectivo que permitió interpelar y generar cambios profundos al carácter mono cultural, excluyente y centralista del Estado republicano, para dar paso a un proceso constituyente que adoptara como desafío central, la construcción de un Estado Plurinacional. De esta manera, la carta magna del Estado Plurinacional de Bolivia, en reconocimiento a su pre existencia, sus luchas reivindicativas y en acto de justicia social, constitucionaliza los derechos sociales, económicos, políticos y culturales de los pueblos indígenas, y a su vez, asume el vivir bien como principio ético que define la cualidad del paradigma de desarrollo que se opta para el país.

Leer más...

La distribución de la tierra ya no es suficiente (A propósito del estudio: Segunda Reforma Agraria.

Hace pocos días la Fundación Tierra ha presentado un libro titulado “Segunda reforma agraria. Una historia que incomoda”, estudio que examina los alcances de la Ley 1715 (Ley INRA) y los resultados de la implementación de esa ley entre los diversos periodos (1996?2006, 2007?2009 y 2010?2014) del proceso de saneamiento y titulación de todas las propiedades agrarias en Bolivia.

Entre los diversos hallazgos, el estudio muestra que el ritmo de saneamiento de los últimos años fue mayor pues alcanzó a 16,5 millones de hectáreas tituladas (representando un avance extraordinario respecto al primer y segundo periodo del proceso) tanto a las propiedades comunales (en tierras altas y bajas), las pequeñas propiedades, las TCO (Tierras Comunitarias de Origen) y las medianas y grandes propiedades.

Sobresale que las tierras tituladas a medianas y grandes propiedades en el oriente del país suman 2,3 millones (13.9% del total titulado entre 2010?2014) lo que incluye 56 predios titulados cada uno con una extensión de más de 5.000 Has, en un proceso en ascenso tratándose de las tierras agrícolas más productivas del país y de ganadería extensiva, con una expansión del modelo comercial y agroindustrial hacia comunidades y territorios tradicionalmente indígenas.

Leer más...